Destilado: 5 Visiones Plásticas Actuales

 Destilado: 5 visiones plásticas actuales esta conformada por los artistas Oaxaqueños “Edison Blas, Eddy Vaskez, José Santos, Jesús Cuevas y Manuel Miguel”, los cuales presentan una nueva visión de su trabajo artístico como un colectivo pero individual e autónomo a su vez , esta exposición se inauguro el día 13 de diciembre al día lunes 14 de enero del 2019.

Aunque a primera vista la exposición Destilado parezca solamente la reunión de cinco artistas oaxaqueños bajo el pretexto de amistad –lo es, pero–, es además la muestra de que Oaxaca sigue siendo un territorio fértil para el arte pictórico, una región en la que todavía es posible decodificar la forma y el contenido de la escena plástica actual a través de la memoria histórica.

Esta exhibición no se debe de leer como un continuum estético, no es una colección homogénea de obras, si no que es justo lo que se enuncia en el título, sin retruécanos, se pone sobre una misma mesa el resultado de la decantación de sustancias distintas. A pesar de que Edison Blas (Oaxaca de Juárez, 1986), Jesús Cuevas (Oaxaca de Juárez, 1982), Manuel Miguel (Teococuilco de Marcos Pérez, 1985), José Santos (Oaxaca de Juárez, 1971), y Eddy Vaskez (Oaxaca de Juárez, 1982), trabajan en diferentes registros iconográficos, técnicos y formales, estas interpretaciones particulares se articulan con un imaginario con el que se pueden identificar, la voz del terruño.

La tradición de un territorio personificado en el occidente es una aportación griega, el daimon. Si éste se pudiese interpretar en la actualidad, diríamos que es ese tejido innumerable de estratos y dimensiones, una red compleja de asociaciones que se concentran y caracterizan a un espacio específico. La variedad de Destilado es posible sólo porque se revela el efecto fecundo del territorio, la voz que emerge de la tierra fertiliza temas variados y posibilita búsquedas en velocidades personales, así como emergen las contradicciones, lo hace también la dimensión lúdica. Las estrategias estéticas-discursivas se multiplican en la medida de la exploración de cada uno de los artistas. Así, se revisitan mitologías aparentemente lejanas, las líneas alteran sus principios bidimensionales, los pictogramas se criollizan, escenas fabulosas reaparecen y se re-escala la mesura de la naturaleza. Éstos algunos de los colores de la voz del hado, que sigue siendo telúrico y agresivo, como lo entendieron nuestros ancestros.

 

Efraín Velasco

Related Posts
error: Este contenido esta protegido!