Tomás Pineda Matus Papel

En palabras del artista sobre las dos vertientes que tenemos a continuación sus Toreros-Toros y sus caballos.

Sobre los caballos
Tendría escasamente 9 o 10 años, ya podía correr detrás de mi padre cuando él se dedicaba a domar toros, yo siempre cargando el agua, los mecates, la comida y a veces los huaraches o el sombrero que el viento le quitaba. siempre fue muy cuidadoso conmigo en las labores del campo, me daba recomendaciones para mi seguridad, pero me enseñó que vivir en el pueblo arando la tierra y domando toros, era una forma entender que lo que sembramos, en su momento trae la cosecha y por muy duro que sea el campo, debemos agradecer por los alimentos y la fortaleza con la que nos enseña a vivir.
Sobre los Caballos
Mi padre tenía un caballo, que era brioso, no se dejaba que me lo montara, solo el dueño con el que estaba acostumbrado, o sea mi padre, muchas veces lo dibujé y siempre disfruté de su belleza, el caballo tiene una armonía y elegancia que siempre que tengo oportunidad, lo vuelvo a dibujar, años después en la Ciudad de Vinci, Italia.
En el parque de la ciudad, ahí tienen una escultura en bronce del caballo de Leonardo. Lo admiré con tanto gusto y lo dibujé, de nuevo vuelvo a entender la grandeza de los caballos y en Tánger, Marruecos después de casi diez años de mi enfermedad me volví a montar un caballo en las playa de la ciudad.

Mostrando todos los resultados 10

2 3 4 5