El arte es el ‘juguete’ que niñas y niños necesitan

“La necesidad de dibujar debe estar muy dentro de nosotros, porque a los niños les encanta hacerlo”, dice el pintor David Hockney. En ese mismo sentido iban las palabras de Pablo Picasso cuando aseguraba que todos los niños nacen artistas. Sin embargo, el arte no suele ser parte de la vida de las personas durante la infancia.

El problema es que difícilmente los padres o los programas de estudio priorizan el aprendizaje mediante el juego, la creatividad y la exploración de la naturaleza. Es decir, a través de las expresiones artísticas.

De esta forma, las infancias tienen escaso contacto con las bellas artes, a pesar de que éstas ayudan a entender y procesar la realidad, al tiempo que permiten explorar nuestro propio paisaje interior y descubrir nuestros horizontes emocionales.

De acuerdo con Xochitl Bautista, fundadora y directora de la asociación civil Eka Jiva, dicha situación se convierte en una oportunidad para que artistas, galerías y museos unan esfuerzos en la creación de programas y talleres infantiles enfocados en el arte.

“Culturas antiguas, como Grecia, Roma, tenían como sus cuatro ejes esenciales de formación la gimnasia, la oratoria, la escritura y el arte. Con el tiempo, distintos modelos educativos han optado por el método científico para explicar el mundo. Sin embargo, el arte es una buena manera de interpretar muchas cosas”, explica esta antropóloga.

“El arte puede ayudar a solucionar problemáticas que hemos detectado en diversas comunidades. Hay una gran oportunidad de alianza con la comunidad artística. Y sí hay disposición de su parte, pero no saben cómo implementar acciones porque no están en pecho tierra como nosotros”, especifica.

Arte en beneficio de las infancias oaxaqueñas

En 2013, las protestas contra la Reforma Educativa provocaron que más de un millón de alumnos oaxaqueños se quedaran sin clases. Ello dio origen a Eka Jiva, que desde 2014 trabaja en beneficio de las infancias.

“Surgimos como una alternativa a la ausencia de maestros. En caso de que no estén los docentes podemos entrar nosotros de pronto, hacer algo, un momento feliz por lo menos, o un momento de reflexión”, explica Xochitl Bautista, maestra en educación básica y doctora en estudios críticos del lenguaje.

A lo largo de su historia, Eka Jiva ha pasado de recolectar juguetes y entregarlos en diversas comunidades, a crear todo un programa de capacitación. Su profesionalización se ha enfocado en talleres de construcción de paz y fortalecimiento de habilidades.  

“Como investigadora soy muy quisquillosa en el registro de la información. Entonces tenemos un diagnóstico prepandemia, pandemia y pospandemia de lo que está pasando con la infancia en todo Oaxaca. Hay muchas necesidades emocionales. Si alguien está interesado en ayudar, nosotros podemos decirle en dónde se necesita más esa ayuda. 

“En cada comunidad, dos o tres niños serán los niños éxito, pero su crecimiento se va a ver reflejado en toda la comunidad. En biología le llaman especies banderas. Es un área de oportunidad en Oaxaca, porque el arte puede incidir de una manera social, como lo pensaban tanto en su tiempo los muralistas”, concluye Xochitl Bautista.