Ezequiel ortega

Oaxaca, 1987

Eva y el dragón

Artista de formación autodidacta, Ezequiel Ortega dibuja desde niño; así lo recuerdan sus familiares: todo el tiempo con papel y lápiz, dibujando. A los 14 años incursionó en el graffiti, interviniendo muros en Ixtepec, su ciudad natal, y en la región del Istmo de Tehuantepec.

Poco tiempo después empezó a experimentar con acuarelas y acrílicos sobre papeles de reúso. Siguió con óleo, aprendiendo la técnica mediante libros que consultaba en bibliotecas. Finalmente, cursó talleres en la Casa de la Cultura de Ixtepec y en el Centro de las Artes de San Agustín.

Versátil, Ezequiel Ortega trata de no repetirse en cuanto al tratamiento de la técnica. Suele trabajar por series y darle un sello distintivo a cada una, por lo que las desarrolla en el material que mejor se adapte al tema del que tratarán.

De manera individual ha expuesto en varias ciudades de Oaxaca y en Panamá. Su obra ha sido parte de exposiciones colectivas en diversos estados de la República, así como en Los Ángeles, California.

Seleccionado en la VII Bienal Nacional de Artes Gráficas Shinzaburo Takeda, trabajó con Alejandro Santiago en múltiples proyectos, como Los Atlantes y Veinte murales una mujer desesperada.

Gráfica